El presidente de Chile, Sebastián Piñera, pidió este jueves a empresarios chilenos entregar su mejor esfuerzo para superar el déficit de infraestructura por el que pasa el país sudamericano.

“Hacer que nuestro país pueda superar este déficit de infraestructura, porque sabemos que tenemos que recuperar el tiempo perdido, y de esta manera convertir a Chile en el primer país de América Latina que derrote a la pobreza y conquiste el desarrollo con unidad y democracia”, señaló.

Piñera afirmó lo anterior durante el desayuno anual organizado por la Cámara Chilena de la Construcción (CCC), encuentro en el que recalcó que su gobierno trabaja por un plan de infraestructura para los próximos 40 años.

En el evento participaron también ocho ministros de Estado, además de otras autoridades, así como empresarios de la construcción.

El mandatario anunció además la licitación de ocho rutas en estructura de más de 1.500 kilómetros.

Dio a conocer también la creación del Plan Trans Milenio, que pretende cambiar el sistema de transporte público del país sudamericano, mediante la construcción de cerca de 130 kilómetros más de Metro.

“Tenemos que adecuar nuestra infraestructura a los nuevos conocimientos, las nuevas tecnologías, las nuevas realidades de este siglo XXI”, comentó Piñera.

“Nuestro objetivo es aumentar la infraestructura de nuestro país o la inversión en infraestructura en torno al 10% promedio”, agregó el mandatario chileno.

Recordó que en los últimos cuatro años, la inversión cayó “sistemática y consecutivamente” en el país sudamericano.

“Tenemos que revertir esa tendencia y recuperar la capacidad de invertir, porque es fundamental para poder crecer”, aseveró.

“Y el crecimiento es fundamental para generar empleo, mejorar los salarios, crear oportunidades y financiar en forma sana el gasto público”, complementó.

Según expertos, la inversión en construcción en Chile cayó en los últimos cuatro años como consecuencia de las reformas sociales lideradas por la ex presidenta Michelle Bachelet (2006-2010 y 2014-2018).

Bachelet aumentó el impuesto a los más ricos en una reforma tributaria, encabezó una reforma laboral y aumentó el gasto público para lograr un 60% de gratuidad en la educación superior de los habitantes más pobres del país, entre otros beneficios.

Fuente: www.cesla.com